Aucalsa, concesionaria de nuestra autopista de eterno peaje, tiene un puesto de control de “La Ablaneda” que vigila todos los tramos de la AP-66 contando con 146 cámaras. Este lugar es pieza clave en el nuevo protocolo de seguridad en túneles que acaban de firmar Principado de Asturias y Junta de Castilla y León. “Queremos dar la respuesta más rápida y eficaz posible ante las emergencias que puedan surgir”, coinciden los responsables de ambas administraciones.

Una, dos, tres, cuatro… Las visitas cuentan con los dedos el número total de pantallas que hay en la pared. “Son dieciséis pantallas y dos plasmas”, responde, desde la puerta, una voz. Es Luis Miguel Gironés, jefe del departamento de Instalaciones. Parece imposible seguir las cambiantes imágenes en esas pantallas: “Recogen la información de todas las cámaras que hay en la autopista del Huerna”. A lo largo de la carretera, especialmente en el interior de los túneles, se distribuyen 146 cámaras de vigilancia. Son dispositivos que emiten en el centro de control, y a tiempo real, lo que ocurre en distintos tramos de la calzada. Con fecha y hora, registran el tráfico y cualquier imprevisto que pueda surgir dentro o fuera de los túneles. Pero, si de garantizar la seguridad en carretera se trata, sin duda es el Sistema DAI. Sistema para la Detección Automática de Incidentes. Hay un total de 107 en la autopista del Huerna.